contenido    Red Investigadores Espalda   Fundación Kovacs    Mapa web    
 
   Portada       Acerca del Web de la Espalda   
 

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

Su espalda

Trabajadores

Resumen

El concepto tradicional del dolor de espalda causado por el trabajo ha demostrado ser erróneo y su tratamiento clásico, basado en el reposo, ha fracasado. La evidencia muestra que en la aparición y persistencia del dolor influyen igualmente factores mecánicos, medicos y psicosociales, que el mejor modo de prevenirlo es desarrollando la musculatura de la espalda y que la mejor manera de combatirlo es evitando el reposo y la baja laboral, manteniendo el mayor grado posible de actividad física y huyendo de actitudes pesimistas.

Las dolencias de la espalda, y específicamente los dolores lumbares, son la causa más frecuente de absentismo laboral. En Estados Unidos causan el 16% de las bajas laborales pero son responsables del 33% de su coste global, y se estima que en un país europeo, el gasto que generan sólo por conceptos laborales equivale cada año al 1,5% del Producto Interior Bruto.

Antiguamente se creía equivocadamente que los dolores de espalda en los trabajadores se debían a los sobreesfuerzos de la musculatura, que provocaban su desgarro o contractura, o a la existencia de alteraciones en la estructura de la columna vertebral, como escoliosis o hernias discales.

Dentro de la misma línea, se hacían radiografías o resonancias magnéticas para detectar a los trabajadores cuya columna vertebral tuviera algunas de esas alteraciones y descartarlos para los trabajos físicos, y si el dolor aparecía los tratamientos recomendados eran el reposo en cama, para reducir la sobrecarga y dar tiempo a la musculatura a curarse espontáneamente, o la cirugía para corregir las alteraciones de la estructura vertebral.

Pese a que ése ha sido el enfoque habitual durante años, nunca se ha visto respaldado por ningún estudio científico de calidad y, a pesar del progreso de las técnicas quirúrgicas y la inversión creciente en ergonomía, el problema ha seguido agravándose constantemente; la frecuencia de los dolores de espalda de origen laboral ha seguido aumentando a un ritmo muy superior a la del resto de los motivos de baja laboral.

Subir a inicio de con

En realidad es probable que las medidas adoptadas para resolver el problema hayan contribuido a agravarlo, pues la evidencia científica más actualizada demuestra que ese concepto de la afección era erróneo, los sistemas de selección de los trabajadores en función de los resultados de las radiografías o resonancias magnéticas- inútiles, y el reposo en cama- contraproducente-. Asimismo, la cirugía de la columna vertebral sólo es útil en menos del 1% de los pacientes, y obtiene altas tasas de fracaso cuando se realiza en los casos en los que no está estrictamente indicada. En resumen, el concepto tradicional del dolor de espalda laboral ha demostrado ser erróneo y su tratamiento clásico ha fracasado- y ha generado un problema de primera magnitud para la salud de los trabajadores y la economía de las empresas y el erario público.

En los últimos años se han descrito medidas capaces de mejorar la salud del trabajador y, a la vez, reducir el impacto económico de los dolores de espalda de origen laboral. Actualmente existe una evidencia científica creciente que demuestra su eficacia. El principal problema que conlleva su aplicación es que obliga a modificar drásticamente el tratamieto hasta ahora habitual, y es tan difícil desterrar algunos prejuicios como luchar contra la inercia de lo establecido, pero seguir usando medidas obsoletas perjudica la salud del trabajador tanto o más de lo que grava inútilmente el gasto de las empresas y la hacienda pública.

Qué aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda en los trabajadores.

La evidencia científica actualmente disponible demuestra que la lumbalgia laboral tiene un origen multifactorial, en el que los aspectos psicosociales influyen tanto como los físicos (o -mecánicos-). Los factores mecánicos influyen más en el riesgo de aparición del dolor, y los psicosociales en el de incapacidad física y absentismo laboral.

Subir a inicio de con

Entre los factores mecánicos, se ha demostrado que los siguientes aumentan el riesgo de que aparezca dolor de espalda en los trabajadores:

- Estar expuesto a vibraciones que afectan a todo el cuerpo.

- El manejo de cargas (incluido su levantamiento, desplazamiento, sostenimiento o transporte), especialmente cuando se excede la capacidad física del operario, pues puede generar lesiones o contracturas de la musculatura.

- Mantener posturas inadecuadas, aunque para que generen contracturas de la musculatura y, por tanto, dolor de espalda esas posturas deben ser mantenidas frecuente y duraderamente.

- La debilidad de la musculatura abdominal y de la espalda.

- Los movimientos de flexión y torsión de la columna vertebral. Estos movimientos sólo pueden aumentar el riesgo de contractura muscular si se repiten muy frecuentemente. Sin embargo, si se efectúan con cargas importantes, sin respetar las normas de higiene postural y sin una musculatura suficientemente potente, pueden incluso aumentar el riesgo de padecer una fisura, protrusión o hernia discal.

Entre los factores psicosociales, que han demostrado aumentar el riesgo de incapacidad física y absentismo laboral por dolor de espalda en los trabajadores, destacan los siguientes:

- El estrés en el trabajo.

- La insatisfacción con el empleo.

- El desempeño de cargos con bajo nivel de decisión.

- La percepción de falta de apoyo social por parte de los compañeros de trabajo o la empresa.

Subir a inicio de con

Una vez el dolor de espalda ha aparecido, también en su duración y pronóstico influyen de forma similar factores médicos y psicosociales.

Entre los factores puramente médicos que pueden prolongar el dolor destacan:

- Mecanismos neurológicos que pueden hacer que el dolor, la inflamación y la contractura muscular persistan aunque no haya ninguna causa para ello.

- Mecanismos musculares que explican que, si el músculo está previamente desentrenado o es poco potente, la lumbalgia dure más y reaparezca más fácilmente, pues los esfuerzos más pequeños bastan para que se contracture y su tendencia a permanecer en esa situación es mayor.

- El reposo puede producir pérdida de fuerza y resistencia muscular, y dificultar la -coordinación entre los distintos músculos, lo que facilita su contractura y desprotege la columna vertebral-, y favorece la aparición de algunas alteraciones como la hernia discal.

Entre los factores psicosociales que han demostrado aumentar el riesgo de que dure más el dolor y la incapacidad física, destacan los siguientes:

- Creer -equivocadamente- que el dolor lumbar refleja siempre una lesión grave o persistente,

- Desarrollar una actitud ante el dolor contraproducente que se caracteriza por:

- Actitud negativa ante el dolor, al asumir que va a persistir indefinidamente y siempre va a limitar la capacidad y calidad de vida.

- Miedo al dolor y limitación de la actividad para evitarlo; abuso de la medicación sintomática y abandono de las tareas que provocan el más mínimo aumento del dolor o incluso de las que no lo hacen pero el sujeto cree que pueden hacerlo.

Subir a inicio de con

- Escasa confianza en uno mismo para controlar el dolor y la incapacidad que conlleva, y transferencia a terceros -médicos u otros profesionales sanitarios- de la responsabilidad de hacerlo.

- Disminuir la actividad física

- Tener un bajo estado de ánimo

- Tener una mala relación con el entorno y la empresa,

- Confiar más en los tratamientos pasivos que en aquellos en los que se requiere participación activa como el ejercicio físico.

¿El dolor de espalda puede dejar secuelas negativas para el trabajador?

. Mucho más que el dolor en sí, que habitualmente se puede tratar satisfactoriamente, el principal riesgo es la secuela de incapacidad definitiva. De acuerdo con los estudios realizados, la incapacidad física y laboral tiene por sí misma un efecto devastador en la salud física y psíquica del trabajador.

Por eso, es muy importante aplicar las medidas médicas y psicosociales necesarias para controlar los factores que aumentan el riesgo de que se prolongue la incapacidad, y comenzar el tratamiento precozmente.

El análisis de los datos disponibles sugiere que si la baja laboral por dolor de espalda se prolonga hasta las 4 semanas hay que tomar medidas específicas, pues los trabajadores que alcanzan ese plazo tienen entre un 10 y un 40% (según los ámbitos) de posibilidades de seguir de baja 1 año después. Y prácticamente ninguno de los que sufre una baja de más de 1 año puede volver a llevar una vida normal, activa y sin dolor, con independencia de cuál fuera su diagnóstico original o de qué tratamientos haya recibido o se le apliquen después. Esa situación es perjudicial para la empresa y el erario público por los costes que conlleva, pero, sobre todo, para el trabajador por las secuelas que depara.

Subir a inicio de con

Qué hacer para prevenir o tratar el dolor de espalda en los trabajadores.

Las medidas eficaces que los trabajadores pueden adoptar para prevenir el dolor de espalda y reducir el riesgo de incapacidad definitiva son:

- Evitar el miedo al dolor de espalda y las actitudes y conductas negativas que conlleva. Es necesario saber que el dolor de espalda que aparece en el trabajo generalmente se debe a un mal funcionamiento transitorio de la musculatura de la espalda, y no a una lesión ni enfermedad grave, por lo que el pronóstico en sí mismo es bueno y, salvo que se haga reposo o se adopten otras medidas erróneas, tiende a recuperarse y desaparecer sin dejar secuelas.

- Conocer y cumplir las normas de higiene postural que enseñan cómo adoptar las posturas y movimientos propios del trabajo de forma que la carga para la columna vertebral y su musculatura sea menor.

- Conocer y usar adecuadamente los elementos ergonómicos disponibles en el trabajo que permiten ejercer la labor minimizando la carga que soportan la columna vertebral y su musculatura.

- Generar un buen ambiente de trabajo con los compañeros y la empresa, pues ello ha demostrado disminuir el riesgo de que aparezca el dolor de espalda y, si ya lo ha hecho de que persista o genere secuelas de incapacidad.

- Mantener el mayor grado posible de actividad física. Puede ser tan sencillo como acostumbrarse a ir andando en algunos desplazamientos cotidianos en lugar de ir siempre sentado en un medio de transporte, o subir cada día algunos pisos a pie en vez de usar siempre el ascensor. Si es posible, es todavía mejor practicar algunos deportes aeróbicos como correr o nadar. 20 ó 30 minutos en días alternos ya comienzan a marcar una diferencia apreciable. Si va a iniciar la práctica habitual de un deporte, es conveniente que consulte antes a un médico para valorar su situación general y que cumpla con las normas de higiene postural en el deporte que permiten hacer casi cualquiera de ellos reduciendo el riesgo para su espalda.

- Mantener y desarrollar la musculatura de la espalda. El entrenamiento de la musculatura implicada en el funcionamiento de la espalda disminuye el riesgo de que se contracture. Si se practican correcta y asiduamente, algunos ejercicios aeróbicos, como la natación, pueden ser suficientes para mantener en buen estado la musculatura de la espalda y el estado físico general. Los programas de ejercicios específicos para la musculatura de la espalda sólo son eficaces sobre esos grupos musculares y no sobre el estado general, pero requieren menos tiempo y se pueden alternar con ejercicios aeróbicos cuando la disponibilidad de tiempo lo permite. En una sección de esta Web se muestran los ejercicios más eficaces para la musculatura de la espalda.

Subir a inicio de con

Si el dolor aparece, ha demostrado ser eficaz:

- Evitar el reposo y la baja laboral, pues ambos han demostrado aumentar el riesgo de que el dolor dure más y reaparezca más fácilmente, y la probabilidad de que queden secuelas definitivas de incapacidad física.

- Para la salud del trabajador, es mejor reducir el esfuerzo físico que requiere su puesto de trabajo durante unos pocos días pero seguir trabajando, que estar de baja laboral y hacer reposo.

- Si excepcionalmente, debido a la intensidad del dolor, es imposible moverse o trabajar durante unos días, el reposo y la baja laboral deben ser lo más breves posible. Guardar reposo durante 4 días es ya suficiente para generar consecuencias negativas en la musculatura de la espalda, que después es preciso recuperar.

- Mantener el mayor grado de actividad física que sea posible, incluido el trabajo.

- Aplicar el tratamiento adecuado. En una sección de esta Web se indican todos los tratamientos que existen para el dolor de espalda, y en otra sección las pautas de tratamiento que combinan las medidas que han demostrado ser más eficaces.



Volver a página anterior   Subir a inicio de contenido   
 Última actualización: 28 Junio, 2016

     © 2016 Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda. All rights reserved. Webmaster · Política de protección de datos
  Cruz Roja ONCE Fundación Ramón Areces Fundación Asisa